Hotel Vik Chile: vinos y arquitectura en un entorno natural

María Gracia Subercaseaux
Escrito por María Gracia Subercaseaux | 17 marzo 2021

Viajamos hasta Millahue, en el Valle del Cachapoal, a unas dos horas de Santiago, en donde nos espera un hotel perdido entre los cerros. Lleno de arte y diseño y acompañado por distintas visitas y tours por la historia del vino.

Aquí en la Viña Vik, la ciencia y el conocimiento son la base, la pasión es el motor, y el vino es la expresión del arte. Todas esas maravillas vamos a conocer en este viaje.

 

Maria-gracia-Subercaseaux-en-Vik-chile

María Gracia Subercaseaux en Vik Chile

 

UN HOTEL CON ARTE Y DISEÑO

Fue en el 2004 cuando Alexandre y Carrie Vik decidieron buscar el mejor lugar para crear vinos de clase mundial y llegaron a Millahue, que en mapudungun significa “lugar de oro”. Dos años después, plantaron en este lugar las primeras vides porque el terroir del valle fue considerado perfecto.

Con el tiempo decidieron ampliar la experiencia y construyeron un gran hotel al alero de las viñas, creando un lugar mágico, lleno de historia, arte y diseño vanguardista de la mano de los mejores arquitectos de nuestro país y del mundo.

La piscina tiene una vista inigualable y los espacios comunes sorprenden con cuadros de Roberto Matta y otros detalles artísticos, como una mesa con hilos y otra con placas madre de computador.

Todo aquí es arte, incluyendo por supuesto las habitaciones. Todas ellas están realizadas por distintos artistas con las vistas más impresionantes. Por ejemplo, la habitación Shapes of Women, inspirada en la figura femenina, cuenta con bellísimos cuadros femeninos. Se trata de una habitación de vidrio escondida en el bosque nativo, a un costado del hotel. Es imposible no regalarse un momento de paz en la tina, ubicada en la terraza de la habitación, disfrutando la maravillosa vista al bosque y a la laguna.

Parte del atractivo de Viña Vik es conocer el proceso del vino que aquí producen. Junto al enólogo Cristián Vallejos descubrimos el proceso tan cuidadoso y lleno de detalles para obtener un producto de clase mundial.

Aquí no solo se preocupan de la plantación y extracción; parte del secreto está en la mantención del vino. Para eso crearon un increíble sistema amigable con el medio ambiente, acompañado de un diseño deslumbrante.

En la bodega destacan cuatro elementos: el agua, las murallas, la piedra y el techo. Esta obra fue creada por el gran arquitecto chileno Smiljan Radic, quien dentro de su historia fue elegido para hacer el pabellón de la Serpentine Gallery en Hyde Park, ubicada en Londres.

 

PASEOS POR EL VALLE

Venir a Vik no se trata solo de vinos. El entorno natural nos invita a disfrutarlo, respirar el aire limpio y empaparnos de los espacios al exterior.

Un recorrido en bicicleta, bordeando los rincones de la viña hasta llegar a un lago, es una maravilla. El espacio es deslumbrante, con senderos perfectamente creados para recorrer, hacer deporte y maravillarse con los viñedos a nuestro alrededor. El gran lago al final del camino se presenta como un enorme espejo que refleja lo hermoso de este valle. El hotel se asoma imponente en un costado.

La cabalgata que se puede hacer aquí también es espectacular, paseando por las viñas y recorriendo las parras cuyos frutos se convertirán en vino en un tiempo más. Un paseo a la conexión con la naturaleza, un paisaje que encanta, y sensaciones que hacen que nos queramos quedar para siempre.

Vik y su hotel no nos dejan de asombrar. El lugar cuenta con un gran comedor para degustar exquisitas preparaciones, con ingredientes cosechados en los extensos terrenos de la viña. Todo hotel tiene su sello, y en Vik han sabido utilizar gran parte del espacio para las parras que darán el vino. Sin embargo, la materia prima de los platos que aquí ofrecen es obtenida del huerto, directamente desde la tierra.

En el comedor nos encontramos con otra sorpresa que tenemos que destacar porque forma parte de la experiencia en este lugar. Un enorme cuadro rojo con lápices para que cada persona que visite el hotel pueda anotar sus impresiones, el cual se ha terminado convirtiendo en un maravilloso mural.

Sin duda este hotel y sus alrededores entregan una experiencia completa, con una vista privilegiada a cada lugar que miramos.

En Vik saben complacer a sus visitantes, todo está perfectamente pensado para que se lleven una vivencia absolutamente completa. Venir a Vik fue una experiencia inolvidable, cada rincón es un tesoro, tal como sus vinos perfectamente pensados para no parar de deleitarse.

Aquí se disfruta de grandes sabores, todos obtenidos directamente desde la naturaleza. Esto va acompañado del más notable diseño, arte y arquitectura, que cuentan una historia vanguardista, sostenible y creativa, formando una experiencia en torno al vino para guardar por siempre en nuestra memoria.

Si quieres conocer más sobre mi viaje a Viña Vik, mira este capítulo de mi canal “La Gracia de Viajar”:

 

 

¡Organiza tu escapada fuera de Santiago! Contáctate con expertos en viajes para que tu estadía sea perfecta, o conoce más experiencias a realizar en Chile en este link.

También puedes revisar más hoteles de Chile para vivir la cultura del vino en esta nota.

Hoteles Chile DESTINO VIÑA MILLAHUE

Temas

Ver todo

Comparte esta nota en:

¡Hola! Somos el equipo de Viajes.cl Haz click aquí y te ayudaremos a organizar tu próximo viaje