DESTINO

Los Cabos: Lujo en su máxima expresión

Baja California es un paisaje único en el mundo, formado por el desierto de sonora y rodeado por dos enormes masas de agua: el mar de Cortés por un lado y el océano Pacífico por el otro. En la esquina sur de esta península se encuentra su puerta de entrada y se levanta una de las zonas de playas más famosas y cosmopolitas de México: Los Cabos. Un verdadero paraíso entre dos mares. Tal vez sea por eso que la revista National Geographic lo ha catalogado como uno de los lugares que hay que conocer. 

Los Cabos
Los Cabos

Los Cabos es la unión de dos municipios del estado de Baja California Sur –San José del Cabo y Cabo San Lucas–, separados por 30 kilómetros, entre los cuales se ubican los mejores resorts y campos de golf de categoría mundial.

Después de la Segunda Guerra Mundial, algunos veteranos deportistas descubrieron el pez marlín de 220 kilos que habita en las aguas del mar de Cortés. Con ello comenzó una invasión turística sin precedentes. Ya en los años cincuenta, los primeros hoteles de lujo comenzaron a aparecer y a sustituir las viviendas de la zona.

En la década de los sesenta y setenta se propagó la fama de Los Cabos como el refugio vacacional más exclusivo de ricos y famosos. El lugar recibió la visita de celebridades como Elizabeth Taylor, Sofía Loren, Mick Jagger, Elton John, entre otros.

Con la inauguración de su primer aeropuerto en 1998, grandes firmas hoteleras se interesaron en abrir las puertas al progreso en este oasis. En la actualidad recibe más de cinco millones de visitantes al año, distribuidos en los 550 vuelos semanales provenientes de más 40 ciudades de todo el mundo, que llegan a disfrutar de esta exclusiva zona.

Hoy, Los Cabos es considerado también la capital del golf en México, ya que sus canchas aparecen en los rankings más importantes del mundo. Por ello, algunos de los más reconocidos deportistas como Tiger Woods, Jack Nicklaus y Greg Norman han diseñado campos de golf en esta área.

PISCINAS INFINITAS

Lo que más me llamó la atención cuando llegué a Los Cabos fue los cambios en el paisaje. Cerca del aeropuerto de San José observé tonalidades muy potentes que contrastaban entre horizontes verdes y nubes blancas. Luego, cuando nos acercamos a la zona hotelera, vi una vegetación desértica con el azul intenso del mar de fondo. Entre medio destacaban resorts y condominios de lujo, junto a muchas nuevas construcciones. Una mezcla perfecta de paisaje desértico, playa y zonas montañosas.

Piscina de Grand Velas Los Cabos
Piscina de Grand Velas Los Cabos

Para conocer Los Cabos lo más recomendado es quedarse en uno de sus múltiples resorts, que no están en los pueblos mismos sino en la carretera costera.

Al llegar al Hotel Grand Velas Los Cabos, me sorprendió su majestuosa entrada con muros blancos y grises en distintas dimensiones, que enmarcan el azul profundo del mar de Cortés. En el lobby se pueden encontrar grandes esculturas de bronce del reconocido artista mexicano Sergio Bustamante, que le dan un moderno toque al hotel.

Para realizar el check in me llevaron a una terraza con una vista 360° de todo el lugar. De pronto me sorprendieron con unos masajes y esencias espectaculares que rápidamente me hicieron olvidar las largas horas de vuelo.

Sin duda, si algo destaca en el interior del hotel es el lujo, que lo hace merecedor de un resort de 5 diamantes, donde el arte, el diseño y la naturaleza se encuentran para sorprender con un ambiente único.

Al ingresar en mi habitación me asombró su gran tamaño, el diseño y la inmensidad del sonido del mar que se escuchaba fuertemente y que podía contemplar desde mi terraza.

Luego de instalarme, bajé a la piscina y me encontré con tres “infinity“ en diferentes niveles y temperaturas, en donde, a pesar de no estar en el mar, me sentí como si lo estuviera. Me instalé en una silla y al instante me ofrecieron unos pepinos para ponerme en los ojos, junto a unos ricos masajes en los pies. Tomar sol en estas condiciones fue realmente increíble. Luego me fui a nadar con esa espectacular vista al mar. Al salir del agua me esperaba una persona del staff, que me llamó por mi nombre y me puso una toalla sobre mis hombros. ¡Lujo en su máxima expresión!

A pesar de que el mar tenía una fuerte corriente y no pude bañarme, la piscina sustituyó absolutamente mis ganas de refrescarme. De todas formas, para los fanáticos del mar, en Los Cabos hay otras alternativas de playas cercanas como Médano Beach, Playa Chileno, Bahía de Santa María y Palmilla, cuyos oleajes tranquilos las hacen aptas para el baño.

GASTRONOMÍA DE PRIMER NIVEL

Además de la piscina, otras características del hotel hicieron de mi estadía un relajo total. Por ejemplo, el Spa, uno de los más impactantes de Los Cabos, con tratamientos de autor como el masaje vela de agave azul, con cera orgánica de la soya, que ayuda a relajar los músculos y a la estimulación celular, regenerando la piel con hidratación profunda. ¡Todo un imperdible! También destaca su Circuito de Agua de siete estaciones, en las que uno puede encontrar sauna, vapor, jacuzzi, cascadas, cuarto de hielo, tumbonas térmicas y la piscina de multi sensaciones.

Por otra parte, la oferta gastronómica es notable y variada. Consta de siete restaurantes: Azul, buffet; Cabrilla, una cevichería única; Velas 10, los mejores cortes de carnes y mariscos; Piaf, gastronomía francesa; Luca, con sabores italianos y mediterráneos; Frida, comida mexicana con reinterpretación moderna, y el más extraordinario Cocina de Autor, con 5 diamantes. 

Cabo San Lucas
Cabo San Lucas

Cocina de Autor fue nombrado uno de los mejores nuevos restaurantes por CNN, con platos de ocho o diez tiempos maridados magistralmente. Una experiencia sibarita de la mano del chef Sidney Schutte, con dos estrellas Michelin, cuya gastronomía y excelencia se ha formado en las cocinas más prestigiosas de Europa y Asia. Y efectivamente fue así: los platos me parecieron muy bien logrados y con sabores y texturas impresionantes.

MARAVILLAS NATURALES

Para salir a recorrer la zona, el hotel ofrece alternativas adicionales, más exclusivas, como navegar en un yate privado por El Arco (una formación rocosa en el mar) o ir en un jet privado a los viñedos de Ensenada para disfrutar de un día completo de degustaciones.

Otra opción recomendada para conocer El Arco es tomar un taxi a la Marina de Cabo San Lucas por la tarde y desde ahí elegir alguna de las variadas opciones de embarcaciones que realizan la excursión. Opté por un yate no muy masivo.

El Arco (aunque en realidad es más de uno) es el punto más fotografiado de Los Cabos y el lugar exacto donde se une el mar de Cortés con el océano Pacífico. Durante la navegación se puede observar la fauna marina, ya que la mayoría de los barcos tiene suelo de vidrio, que, aunque no son impecables, sí permitían tener una vista del mundo submarino.

En el camino vi focas encima de las rocas, las que se mimetizaban con la piedra por el color. Tan solo navegar mirando estas formaciones rocosas fue una maravilla.

En el paseo estaba la opción de bajarse en las playas del Amor y del Divorcio, que están a 100 metros del arco, con tan solo 55 metros. La del Amor está por el lado norte, frente al mar de Cortés y tiene un oleaje más tranquilo, y la del Divorcio por el lado sur, frente al océano Pacífico, tiene un oleaje muy fuerte que no permite el baño. Son unas de las únicas playas del mundo que unen dos mares.

Un plus de la zona es que de diciembre a febrero se pueden ver ballenas grises o incluso azules, si se tiene suerte, y ser testigos de este verdadero espectáculo de migración. Estas asombrosas especies marinas llegan desde Alaska para disfrutar del calor de Los Cabos, reproducirse y dar a luz.

Al regresar a la Marina aproveché de recorrer tiendas y ferias de artesanías típicas mexicanas. Si se anda con tiempo, también uno puede probar los restaurantes o disfrutar de una vibrante vida nocturna.

IR MÁS ALLÁ

Otras opciones para salir a recorrer son San José del Cabo y Cabo Pulmo.

San José destaca como un auténtico pueblo mexicano con sus coloridas fachadas coloniales rodeadas de tiendas, restaurantes y galerías de arte en las que es posible encontrar obras de autores de diferentes partes del mundo. También destaca la parroquia San José frente a la plaza Mijares. Los domingos se puede encontrar el Mercado Orgánico, que ofrece desde productos frescos hasta arte, joyería y libros.

Arrecifes en el mar de Cortes
Arrecifes en el mar de Cortés

Por otra parte, el Parque Nacional Cabo Pulmo está a dos horas de Cabo San Lucas y es reconocido por su gran arrecife de coral. Jacques Cousteau lo llamó el “Acuario del Mundo” debido a que bajo sus aguas hay un ecosistema que alberga un tercio de los mamíferos marinos del planeta. Este lugar es ideal para bucear y hacer snorkel. Además, fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

Sin duda, las alternativas en esta zona son infinitas, tanto para los que buscan descanso y relajo como para los que quieren salir y recorrer la zona. Como sea, Los Cabos sigue –y seguirá– sorprendiendo a los viajeros.

¿Quieres disfrutar de unas vacaciones de lujo en Los Cabos? Aquí puedes solicitar más información.

DATOS PRÁCTICOS

HOTEL

La cadena Grand Velas tiene un resort de lujo en Los Cabos que es una excelente base para descansar o salir a recorrer la zona. Tiene 307 suites con “full view”, una piscina infinita de tres niveles, restaurantes de gran nivel y un spa de clase mundial.

CONECTIVIDAD

Para visitar Los Cabos hay que llegar al aeropuerto de San José del Cabo. Distintas aerolíneas hacen el trayecto desde Chile, generalmente con escalas en Ciudad de México (LATAM, Aeroméxico y Copa Airlines) o en distintas ciudades de Estados Unidos (American Airlines y United Airlines). Desde el aeropuerto al hotel hay 35 minutos de viaje.

CLIMA

Aunque Los Cabos es un destino para ir todo el año, la mejor época es de mayo a junio, cuando no hay tantos visitantes y el clima es caluroso pero agradable. Agosto es el mes con las temperaturas más altas, y enero las más bajas.

ATRACTIVO

El Arco, una formación rocosa en medio del mar, es el principal atractivo natural de Los Cabos. Para visitarlo uno puede coordinar una excursión con el hotel o tomar una embarcación desde la marina de Cabo San Lucas.

También te puede interesar